Wednesday, Jun 19, 2024
logo
Update At 14:00    USD/EUR 0,00  ↑+0        USD/JPY 0,00  ↑+0        USD/KRW 0,00  ↑+0        EUR/JPY 0,00  ↑+0        Crude Oil 0,00  ↑+0        Asia Dow 0,00  ↑+0        TSE 0,00  ↑+0        Japan: Nikkei 225 0,00  ↑+0        S. Korea: KOSPI 0,00  ↑+0        China: Shanghai Composite 0,00  ↑+0        Hong Kong: Hang Seng 0,00  ↑+0        Singapore: Straits Times 0,00  ↑+0        DJIA 0,00  ↑+0        Nasdaq Composite 0,00  ↑+0        S&P 500 0,00  ↑+0        Russell 2000 0,00  ↑+0        Stoxx Euro 50 0,00  ↑+0        Stoxx Europe 600 0,00  ↑+0        Germany: DAX 0,00  ↑+0        UK: FTSE 100 0,00  ↑+0        Spain: IBEX 35 0,00  ↑+0        France: CAC 40 0,00  ↑+0        

Estabilidad, seguridad y crecimiento, garantías para una inversión comprometida

Interview - November 23, 2012
Perú es la economía de la región que más creció en 2011, con una media de progresión anual del 6%
FRANCISCO EGUIGUREN, EMBAJADOR DE PERÚ EN MADRID
FRANCISCO EGUIGUREN | EMBAJADOR DE PERÚ EN MADRID

Esta coyuntura económica, unida a la estabilidad política y a la creciente seguridad jurídica conforman un caldo de cultivo excelente para la atracción de inversiones extranjeras. Francisco Eguiguren, embajador de Perú en Madrid, subraya en esta entrevista con Business&Investment que su país busca en España “inversiones duraderas de socios con un esfuerzo común por el desarrollo de Perú”.

En el año 2011 el crecimiento de Perú fue el más alto de toda la región, y durante 2012 también ha estado creciendo de forma impresionante, un 5,6%. Este crecimiento viene dado por la implementación de medidas macroeconómicas por parte de la administración del presidente Humala, y por la firma de acuerdos de libre comercio. ¿Cómo describiría la situación económica del Perú, y cuáles son  sus objetivos para poder seguir creciendo?

A lo largo de esta última década, Perú ha sido el país que más ha crecido en la región y esperamos mantener un promedio anual del 6%, que es casi el doble del promedio de América Latina. El sustento de este crecimiento se basa en armonizar el crecimiento económico en un marco de estabilidad política y seguridad jurídica, pero con el objetivo fundamental de lograr un desarrollo humano que permita alcanzar una mayor inclusión social. Las políticas macroeconómicas que se han venido aplicando en esta década, han sido mantenidas por tres gobiernos democráticamente electos pertenecientes a grupos políticos distintos, lo que evidencia el respeto a reglas de juego claras y continuas. Ello denota dejar de lado visiones coyunturales, proyectándose una visión a medio y largo plazo con estabilidad económica y política, que no se ha visto perjudicada por la alternancia democrática en el gobierno.
 
Es muy importante garantizar la estabilidad, el crecimiento de la inversión extranjera y la alianza en proyectos de inversión público privados. Pero Perú es uno de los países de América Latina con mayores niveles de desigualdad interna, y hay que trabajar mucho para que este crecimiento económico beneficie al país y se incremente la lucha contra la pobreza, que en los últimos tiempos ha pasado del 50% al 30%. Hay que mejorar las oportunidades de empleo, ampliar los mercados internos, y mejorar la capacidad de consumo de los sectores medios y populares. Si las cifras macroeconómicas no redundan en un beneficio para la mayoría de la población, hay un riesgo latente para la estabilidad política y esto lo tenemos que tener muy claro. Este crecimiento tiene que darse en el marco de la democracia, que es algo que no ha sido ni frecuente ni estable en América Latina: hoy crecemos en democracia y esto es importante recalcarlo ya que esto permite ir construyendo institucionalidad. Nuestros países han sufrido muchas dictaduras y autoritarismo como forma de encubrir y mantener la desigualdad social, y el reto de este Gobierno es que la buena situación económica redunde en el índice de mejora de oportunidades para la población, ya que esto va a comprometer e identificar a la población con la propuesta democrática independientemente de quien gobierne. Cada vez que teníamos elecciones había un clima de incertidumbre y temor, y esos temores hay que superarlos, pero para hacerlo necesitamos crecimiento económico con justicia social.

¿Qué programas sociales están implementando?

Tenemos programas que tienen un componente esencialmente asistencial, que son pasos previos para ir logrando una mejora en la situación económica y acceso a servicios esenciales para la población. Las cifras macroeconómicas son interesantes pero a veces ocultan realidades concretas como altos niveles de desigualdad social, y que existen áreas del país con altos índices de pobreza y con escasas oportunidades. Queremos una inversión extranjera con ánimo de permanencia en nuestro país , acorde con principios de responsabilidad social empresarial, que cree un vínculo con la población beneficiaria de las actividades económicas, para formar una alianza sólida entre el Estado, la inversión privada, y la población.  Todo esto se ha visto favorecido por un marco jurídico estable; Perú es un país que respeta sus convenios internacionales y los convenios que firma con las empresas. Es el único país donde la Constitución permite que el Estado establezca convenios de estabilidad jurídica con  los inversores que garantizan una estabilidad en el marco tributario y administrativo durante la vigencia del contrato. Esto lo han venido respetando los distintos Gobiernos, y esa seguridad jurídica garantiza que cualquier eventual discrepancia entre las partes se somete al arbitraje privado nacional o ante entidades internacionales, donde el Estado se presenta como una parte cualquiera. Todo esto ha generado un crecimiento sostenible durante más de una década, lo que demuestra que no es fruto de una coyuntura o de la casualidad. Hay cifras importantes como haber bajado la pobreza del 54% al 30% y el que las reservas internacionales superen los cincuenta mil millones de dólares, que es el doble de toda nuestra deuda externa. La inflación peruana es la más baja de América latina y esto es algo no había sucedido nunca. 

Tiene que haber un equilibrio entre las políticas de ayuda y la creación de empleo para llenar las arcas del estado.

Si, se está tratando de garantizar la continuidad de ingresos y de recursos pero con una orientación política que fomenta la descentralización del país y la inmersión social, porque el Perú a pesar de este crecimiento tiene un gran déficit de infraestructura y servicios básicos. Hay mucho que avanzar en carreteras, mejora de puertos, aeropuertos, ferrocarriles y en todo los que son los servicios públicos (agua potable, electricidad, telefonía, salud); este crecimiento económico debe brindar recursos para conseguir  esto, y ése es el reto. Tanto la inversión pública en materia social como los proyectos de inversión público-privados cumplen un rol fundamental.  El mensaje de la mayoría de la población en las  últimas elecciones generales fue muy claro: se quiere un cambio, con continuidad del crecimiento económico y la inversión pero orientados hacia la mayor inclusión social; la población quiere participar del progreso y no sólo ser observadora, ni quedar excluida de los beneficios.  En el pasado, se hablaba del “chorreo”, es decir, que el excedente del crecimiento económico  se desbordaría y automáticamente llegaría a la gente. Pero el objetivo actual tiene que ser diferente: las políticas públicas deben contemplar una dimensión de inclusión social. El Presidente Humala, en su visita oficial a España de enero pasado, dijo que en nuestro país  queremos y necesitamos la inversión extranjera, y valoramos que España sea nuestro principal inversor, pero no queremos cualquier tipo de inversión. Queremos una inversión  que, además de cumplir los estándares internacionales de respeto al medio ambiente, tenga un compromiso social con el país, que acude con ánimo de permanencia y no por fines meramente especulativos o coyunturales; una inversión con quien establezcamos relaciones sinceras y duraderas de socios en un esfuerzo común por el desarrollo del país. 

¿De dónde surge este crecimiento sostenible?

Tenemos la suerte de tener una economía variada, producto de la riqueza geográfica y territorial del país. Perú tiene un sector minero muy importante y los precios internacionales de los minerales han sido un factor significativo para nuestro crecimiento. También vienen dándose desarrollos importantes en los sectores del petróleo, el gas, y en pesca. Pero ahora el gran reto es el desarrollo de infraestructura, los servicios, el saneamiento, la construcción, el incremento del turismo y el comercio internacional. Esta diversidad económica se complementa con una diversificación en materia de acuerdos internacionales de libre comercio; no ponemos "todos los huevos en la misma canasta". El convenio de libre comercio con los Estados Unidos es muy importante, pero también lo son los acuerdos con países de Asía y América Latina, al igual que el acuerdo comercial multiparte que está por concretarse con la Unión Europea.

Desde que se firmó el acuerdo unas dos mil empresas de los Estados Unidos se instalaron en Perú y esto ayudó al proceso de industrialización. 

Nuestras políticas en los últimos años van orientadas a ser menos dependiente de un determinado país o mercado, como por ejemplo los Estados Unidos. El acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos es sin duda importante, pero también lo es nuestro acuerdo junto con Colombia o con la Unión Europea, que estará listo en los próximos meses. Destacan también nuestra proyección hacia los mercados de Asia, gracias a la situación geográfica privilegiada del Perú en la cuenca del Pacífico como punto de contacto con los mercados asiáticos. Proyectos como la Comunidad Andina, y la Alianza del Pacifico con México, Chile y Colombia también nos van a permitir abordar muchos retos juntos. Hubo un tiempo en América Latina en que nuestros países competían los unos con los otros para ver quién ofrecía más ventajas. Pero esta etapa se tiene que superarse y pasar a un tema de calidad de inversión; queremos socios, no inversiones especulativas sin compromiso con el país.

Otro sector clave es el sector financiero, donde se están dando muchas alianzas regionales en este sector. ¿Cómo está evolucionando el sector financiero en Perú? 
 
Cabe recalcar que junto al adecuado manejo de la economía y las finanzas públicas desde el Gobierno y el Banco Central de Reserva,  la banca y el sistema financiero privados han tenido un manejo bastante riguroso y muy prudente a lo largo de estos años. Han aprendido de las experiencias negativas de otros países, sin tener que padecerlas, y gracias a eso las grandes crisis internacionales de la última década nos han afectado poco a nivel de las finanzas públicas y del sistema bancario privado. La banca privada es bastante sólida y ha crecido, pero no ha habido irresponsabilidades a la hora de otorgar créditos o en generar distorsiones. Nuestros índices de morosidad de los deudores del sistema financiero son muy bajos. Adicionalmente, se ha fortalecido la Bolsa de Valores, con proyectos de asociación con sus similares de otros países.

Todo esto obliga a pensar en nuevas cosas, como por ejemplo, que nuestras empresas privadas en situación económica exitosa tienen que internacionalizarse, y esto no es tan fácil, ya que requiere una inversión y una logística que no todas las empresas pueden afrontar. Es aquí donde nuestras embajadas y oficinas comerciales, junto con los gremios empresariales, tenemos que servir para establecer canales de contacto y articulación  que permitan que empresas de ambos países  se conozcan y vinculen. Creo, por ejemplo,  que habría empresas peruanas con excedentes económicos que podrían lanzarse a invertir en España, pero será más factible si lo hacen en alianza con empresas españolas; igualmente para el caso de proyectos de inversión de envergadura en Perú, donde empresas españolas establecen alianzas con empresas locales para ir juntos a una licitación. El reto es articularse y buscar mercados internacionales sumando esfuerzos. España debe de tener claro que tiene vínculos históricos, culturales, sentimentales y ahora también económicos que le dan una relación privilegiada con América Latina, y que parte de la fortaleza de España en la Unión Europea debe ser su condición de puente natural entre América Latina y Europa.

No sólo hay muy buenas relaciones históricas, sino que ya hay grandes multinacionales españolas instaladas en Perú. Pero es cierto que el siguiente paso sería atraer a las PYMES que impulsadas por el éxito de la gran empresa, vean en América latina una opción de inversión.

Desde que inicié mi gestión como embajador del Perú en España,  me tracé el objetivo de no centrarme exclusivamente en la promoción de inversiones en Madrid sino de llegar a los grupos empresariales asentados en las distintas comunidades autónomas, sobre todo aquellas con mayor potencial económico y donde tenemos oficinas consulares. En coordinación con nuestros consulados y el encargado comercial, he realizado actividades de promoción y diversos encuentros empresariales en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Logroño, Vigo, entre otras.  He sostenido en esas visitas reuniones con las máximas autoridades políticas de cada comunidad y también con los gremios empresariales, realizando exposiciones explicando el potencial del Perú y las oportunidades de inversión que ofrece, que han sido muy bien acogidas por el empresariado local. Hemos ofrecido a la embajada, nuestra oficina comercial  y a los diferentes consulados como puentes de información y articulación, ya que las PYME difícilmente pueden aventurarse individualmente a la búsqueda de mercados internacionales, requiriendo apoyo en información, contactos y logística. Hemos tenido casos de misiones empresariales de comunidades autónomas que han ido a Perú, a reunirse con sus homólogos peruanos. Creo que tenemos que trabajar mucho en este aspecto. Hay comunidades que tienen desarrollo y experiencias  muy importantes en ciertas actividades económicas, que pueden ser de gran utilidad para nuestro país, en materias como infraestructura, pesca, energías renovables, innovación tecnológica, etc. 

La ventaja de la PYME es que tiene mucho que ver con la generación de empleo y muchas de ellas tienen componentes familiares. En Perú, una vez que se plasme el convenio comercial multipartes con la Unión Europea, nos va a obligar a realizar esfuerzos internos de mejora cualitativa. Los productos peruanos tienen que satisfacer estándares internacionales y cumplir los requisitos exigidos en la UE, y esto obliga a procesos de mayor tecnificación y desarrollo. A nosotros nos interesa mucho la experiencia  de los parques tecnológicos de innovación e investigación. Nuestro reto es dar un gran salto en el incremento comercial entre el Perú, España y la Unión Europea; si bien éste crece a un promedio del 15% cada año, su potencialidad es mayor, lo que se verá favorecido con la participación mayor  de las pequeñas y medianas empresas españolas y peruanas.

¿En qué otras áreas de cooperación entre ambos países quiere centrarse aparte de las ya mencionadas?

El Perú, como América Latina, con el sustento de la buena relación económica que actualmente mantienen con España,  deben avanzar hacia establecer una verdadera y efectiva relación de socios, tanto en el ámbito económico como en el  político, hacia la búsqueda de objetivos comunes. Se trata de construir una relación de socios y no de subordinación.

En el terreno cultural, falta difundir mejor la gran riqueza de nuestro país en la sociedad española. Ello implica que se conozca lo que el Perú ofrece a los visitantes a nivel de centros arqueológicos, belleza natural y zonas exóticas, gastronomía, manifestaciones artísticas; así como también que aquí en España se conozca y disfrute la comida peruana, su arte y música popular.  España ha sido el país que más ha colaborado con Perú a nivel de cooperación en los últimos años, contribuyendo solidariamente a la promoción de sectores sociales desfavorecidos y en la recuperación de nuestro patrimonio cultural. Si bien debido a la crisis económica que padece España se ha restringido hasta en un 70% sus recursos destinados a la cooperación,  valoramos muchísimo el esfuerzo de España por mantener a Perú como uno de los países en los cuales centra su cooperación. España también ha abogado para que la cooperación europea se mantenga con el Perú, frente a voces  que decían que como la tasa media de ingresos había subido ya no necesitábamos ayuda. Las cifras macroeconómicas disimulan realidades concretas y en el Perú se sigue requiriendo apoyo internacional para seguir avanzando en la disminución de la pobreza y la atención a los sectores sociales más pobres.

¿Podría hablarnos del potencial turístico de Perú?

Perú tiene un potencial turístico tremendo, y España tiene una gran experiencia en promoción turística, con muchas regiones de España que viven esencialmente del turismo. A pesar del incremento del número de turistas que visitan al Perú, quienes retornan a su país muy contentos de esta experiencia, falta aún mucho por crecer. Si bien en Lima y algunas ciudades del país ha crecido en los últimos años la capacidad de recepción hotelera, esta resulta insuficiente e inadecuada en muchos lugares de especial atracción turística. También se requiere una mejora sustantiva en la red de infraestructura de carreteras o ferrocarriles, del servicio interno de transporte aéreo y terrestre. Existen maravillas arqueológicas como Machu Picchu y otros centros en la sierra y costa, regiones como la Amazonía, lugares para el deporte de aventura, mar y playas, arquitectura colonial, una rica oferta cultural y gastronómica. Una población amable y acogedora del visitante.  
 
España tiene empresas líderes en esos sectores

La primera vez que llegué a España fue en 1980, y he ido viendo, en visitas periódicas,  su gran crecimiento en materia de infraestructura y servicios turísticos.  Creo que esta experiencia y asesoría, en materia de servicio de ferrocarriles y transporte público, de hoteles y oferta de viajes al turista, deben brindarse al Perú por las empresas españolas más calificadas en estos campos.

España es gran exportadora de tecnología ferroviaria

Ahí esta el reto… En Perú tenemos que crear esa conciencia, pues hace un siglo que se abandonaron los ferrocarriles; no tenemos un ferrocarril importante. Esta el que va de Cuzco a Machu Picchu que ha mejorado bastante, pero aun hay mucho por hacer en otras regiones, como la costa o la sierra. Incluso Lima, una metrópoli con más de 10 millones de habitantes, ha carecido de tren o metro, siendo muy reciente el inicio de operación de una línea férrea para transporte masivo entre Lima y un área del sur de la ciudad. Ahora se proyectan otras líneas e incluso un Metro, proyectos que espero se concreten pronto y se extiendan también fuera de Lima.

Cómo definiría en una frase lo que hace especial a Perú.

En el plano económico, el Perú es un país que aparece como la gran oportunidad para la inversión, lo que se evidencia con la experiencia exitosa de las numerosas empresas españolas que ya están asentadas en mi país.  Pero yo añadiría que esta relación debe avanzar hacia una fase superior, una de socios, que beneficie a ambos países, y que permita alianzas en proyectos  de inversión público-privada.  En el Perú subsiste una importante deuda del Estado con la mayoría de la población, en especial con los sectores más pobres. Las oportunidades que el Perú ofrece para el inversor extranjero deben ser también oportunidades que el país aproveche para avanzar en la inclusión social y el desarrollo, en el marco de una institucionalidad democrática. Ese es el camino que sigue este Gobierno peruano y conseguir logros en este campo es una necesidad fundamental, que incidirá en el futuro del país, pues si hay algo peor que no tener una oportunidad, es desperdiciar la que se tiene.  Hacer partícipe a la inversión extranjera de este crecimiento económico, con estabilidad política y seguridad jurídica, con el propósito de alcanzar objetivos de rentabilidad e inclusión social, hacen del Perú un país atractivo y especial.  A su vez, el Perú ofrece a las empresas españolas y europeas un destino de inversión que abre nuevos mercados y oportunidades de diversificación en su actual crisis económica.

El Perú es también especial por su singular oferta turística, cultural y gastronómica.  A los grandes monumentos arqueológicos de fama mundial, se suman lugares de belleza natural exuberante, contacto con manifestaciones artísticas milenarias y una reconocida riqueza culinaria. Todo ello en un clima de calidez y afecto de su gente hacia el visitante.

  0 COMMENTS